domingo, 23 de abril de 2006

Alba

Los pies descalzos sobre la arena húmeda, sus ropajes arapientos y rotos arrastran por el suelo, quedando mojados los bajos de lo que anteriormente fue un vestido por las turbias olas del mar. La brisa empieza a agitarse bruscamente, revolviendo entre si los finos cabellos negros de la muchacha, enturbiandole la vista, cosa que no le impide seguir avanzando. Las primeras luces del alba ya asoman a lo lejos del orizonte, como emergiendo del fondo del mar, algo tan lejano y a la vez tan próximo que hace que la joven herida detenga su paso para observar tan preciada escena. Clava sus ojos en el orizonte, buscando la luz, mas sólo ve reflejos, reflejos de lo que un día fue su vida, los restos de sus recuerdos que tiempo ha quedaron en el fondo del mar, cayendo en el olvido. El frío hace entrelazar sus brazos a la muchacha,que se abraza estremecida de dolor y tristeza cerrando sus inexpresivos ojos, luego cae de rodillas a la arena y una fria lágrima se desliza por su mejilla. Se estremece. Pierde poco a poco las esperanzas de continuar, sabe que ya no se podrá levantar; abre de nuevo sus ojos, sólo alcanza a ver la orilla del mar justo enfrente y se hacerca de rodillas. El agua moja sus piernas, y a medida que avanza la va cubriendo poco a poco, mientras la luz solar emerge del mar y la brisa torna el mar calmo en marejada. Sigue avanzando, se pone de pie y camina entre las aguas turbias sin ver hacia donde mientras estas la van cubriendo por completo. Y continua avanzando, encogida de frío y dolor ya casi impercevibles, dejando ir el poco aliento que le resta, quedando substituido por el agua. Cierra los ojos y se unde en el mar, cada vez va cayendo más profundo hasta llegar lentamente al fondo. Allí ´puede contemplar los rayos del sol que tratan de llegar hasta tal profundidad, pero que se pierden por el camino absortos por las aguas más superfciales. Entonces el viento cesa. El sol sale, amanece un nuevo día y el mar se calma, y entre él sólo sale un largo vestido blanco, arapiento y roto que flota en la superfície; y en la profundidad ella se reencuentra con su esperanza, recobra su paz y las fuerzas, y en silencio se deja llevar por las corrientes marítimas que la alejaron de su hogar, para llevarla a donde debe estar: la oscuridad.

||_†τåммч†_||

No hay comentarios: