viernes, 13 de julio de 2007

Sólo una palabra...



No sé cómo expresar, cómo describir, cómo decirte todo lo que aguarda en mi interior, dormido y silencioso, esperando el momento de salir. Son sentimientos únicos, sencillos y plenos, que anhelan con ansias convertirse en las palabras indicadas que puedan llegar a ti. Siempre quise saber qué era estar así, si algo tan perfecto podía existir, si yo era capaz de sentir algo tan puro y tan fuerte por alguien. Siempre me pregunté si algún día llegaría a conocer esta sensación. Y nunca imaginé que cuando toda esperanza cayera fulminada ante el tiempo y el olvido, tú aparecerías y conseguirías la hazaña más hermosa y sincera que nunca nadie logró realizar en mi interior. Te siento a todas horas dentro de mi, vaya dónde vaya todo me trae recuerdos de ti, del sonido de tu voz, tu dulce aroma, tu piel tersa y clara, absolutamente todo lleva tu esencia. Tu presencia me persigue allá dónde vaya, en cada esquina, en cada rincón de cualquier calle dormida, en todos y cada uno de los recobecos de mi alma gris, siempre estás, siempre tú, siempre conmigo. Y sé que sería absurdo tratar de negar tantos sentimientos ocultos. Sé que no valdría la pena pensar que sólo eres uno más. Sé que eres el único que quiero en mi vida. Desconozco esta situación, la sensación de querer con toda mi alma y todo mi ser a quien está a mi lado, a quien camina cogido a mi mano, a quien llama a mi puerta para verme sólo 5 minutos. Nunca imagine que serías tú el primero de tantas cosas, no físicas ni sexuales, sino del alma. Ahora sólo sé que todo lo que quiero lo tengo contigo.

||_†
τåммч†_||