miércoles, 12 de noviembre de 2008

Mirar fotos viejas



Parece mentira, pero sin darnos cuenta nuestras vidas van cambiando poco a poco, hasta que llega un momento en que después de tanto tiempo te toca sopesar todos esos cambios, y ves que ahora ya nada tiene sentido, que cosas que antes eran importantes se han desvanecido, parece como si todos tus valores hubieran cambiado aún siendo los mismos. Simplemente, te paras a pensarlo y caes en la cuenta de que ahora todo es diferente.

Y sientes.
Sientes muchas cosas a la vez, sientes nostalgia y tristeza, porque lo que una vez se dio no se volverá a dar nunca más, porque jamás volverás a estar en ese momento, en aquel lugar, con aquellas personas y en aquel contexto. Pero también sientes tranquilidad y paz, tranquilidad porque te da por pensar que tal vez las cosas hayan dejado de cambiar, que ya todo es definitivo, que no tendrás que empezar de cero una vez más; y paz porque sabes que todo lo malo de antes también ha cambiado, que ya no te duele lo mismo de ayer, y el sabor más amargo se ha vuelto insípido. Luego sientes alegría y satisfacción, alegría porque sabes que al fin y al cabo, no todo es malo, y que has solucionado muchas cosas, has atado muchos cabos, has enmendado antiguos errores que ahora forman parte del pasado; y satisfacción porque realmente tienes la esperanza de no haber hecho las cosas tan mal, perfectas seguramente no, pero seguro que dentro de lo que cabe, podrías llegar a ser feliz.

Y lo peor es cuando de tanto pensar, de tanto recordar y darle vueltas a miles de cosas a la vez, te entra la inseguridad, porque recuerdas que esto no es la primera vez que te pasa, no es la primera vez que sonríes con amargura mirando fotos viejas y piensas "Hay que ver, cómo cambian las cosas...", y entonces te das cuenta de que nada es seguro al 100%, de que el mundo no ha dejado de girar nunca, de que miles de cambios volverán a pasar por ti, por tu vida y por tu mente, y aunque no sabes todo lo que podrán acarrear, sucederán sin duda alguna. Te paras y piensas, que en este mismo instante en que tantas ideas absurdas y desordenadas pasan por tu mente, el mundo, tu mundo, tu vida, sigue cambiando.


Entonces es cuando vuelves a sonreír, no con alegría, tristeza, nostalgia, satisfacción o inseguridad, sino simplemente pones cara de idiota porque te das cuenta de que en realidad no sabes una mierda, no cuentas una mierda.


||_†τåммч†_||

3 comentarios:

ANTONINVS dijo...

no me tienes en tu fevy, hojala nando recree una de las aprtes de trainspotting, protagonizada por begby y june, su novia preñada (:(:(:(:(:(:(:(:(:

..::SirgóboL::.. dijo...

Amo que la gente en el blog escriba sus pensamientos, sus sentimientos, sus rayaduras en lugar de escribir chorradas como se suele escribir en el fotolog xD

esa sensación la he sentido yo mucho...

sientes un escalofrío, porque tu no eres dueño de tu futuro, el futuro te domina a ti, y lo peor de todo es que como el futuro no existe hasta que se hace presente no hay manera de controlarlo como quisieramos controlarlo...

espero que todo te vaya bien, ami de momento me va genial ^^

neko dijo...

Una vez escuché decir a un gran sabio contemporáneo algo así... "el futuro es el calco (imperfecto) del pasado".