sábado, 9 de mayo de 2009

Sabor a piel




Se apaga la luz. La única claridad de la habitación son los destellos de la ciudad que en la madrugada queda solitaria y sepulcral a través de la ventana. Un fino reguero de luz atraviesa la estancia con rapidez por gracia de algún coche. Todo queda en silencio. Nos arropamos. Nos abrazamos. Pongo mi cabeza en su pecho, le rodeo con mis brazos y le siento. Siento el calor de su piel, el latir de su interior, la paz de su respiración, su olor, todo él. La cama es tan grande, sobra tanto espacio, somos uno sólo, tranquilo, dormido, justo en el centro. En silencio, besos y caricias. Sonrisas en la oscuridad de quienes se regalan a Morfeo con la seguridad y la tranquilidad de estar en el mejor lugar del mundo, entre los únicos brazos que quisieras estar. El mundo deja de girar, el tiempo deja de correr, todo se detiene, para dormir, para no molestar, para no interrumpir algo tan mágico, tan único, tan extraordinario. Palpar la felicidad con la yema de los dedos, impregnarte los labios del dulzor del cariño en estado puro, que sean las miradas las que rocen tu piel, a traves de la oscuridad y con los ojos cerrados. Saber que él está ahí. Saber que lo que tantas veces soñaste está ahí, tumbado, a tu lado, abrazándote, acunándote en el que sin duda es el mejor sueño que una persona pueda tener. Son sólo unas horas. Es sólo una habitación pequeña y una cama muy grande. Somos sólo dos personas. Pero para nosotros, para mi, es todo un mundo, todo un universo, lejos de cualquiera, dónde todo lo que hay es lo que nosotros queramos que haya. Dejar de existir en el mundo real, para empezar a vivir en el de los sueños. Es todo el regalo que una persona necesita. Estar ahí, con él, sin nada más. Solos. Abrazados. Dormidos. Sin nada más.

Dedicado a la persona que hace
que todos los días sean únicos y maravillosos:
Gracias por estos últimos dos años contigo.

||_†τåммч†_||

2 comentarios:

Rústica dijo...

Oh que bonitoooooooo!!

y feliciiidades! ;-)

Un petó!

Carmen.

pitusa38 dijo...

Sublime, debes de sentirte siempre así, por lo menos eso es lo que te deseo, tener esa fuerza siempre.
Un beso